Monday, February 22, 2016

A veces creo que me dejaste muy roto.

Saturday, October 03, 2015

Un año más

3 de octubre. De nueva cuenta. Y aqui estoy, a las 2am, pudiendo dormir, pero con esta comezón de escribirte. O de solo dejar salir palabras.

Tengo muchas ideas en la cabeza y parece q todas se pelean por salir, pero ninguna en concreto sale. Quiza solo quiero que este día no pase desapercibido. Quiza quiero tener algo con que decirte "mira cuantos años pense en ti" y con eso reclamarte un día. No lo se. No estoy seguro porque lo hago. Pero aquí estoy, pensandote.

Feliz cumpleaños. Donde quiera que estés físicamente. Por lo menos, en mi corazón siempre habrá un poco de ti.

Friday, May 15, 2015

Este será tu vestido de novia


「これがお前の花嫁衣装だ」
Esté será tu vestido de novia.

Ese vestido, que muchas veces me he puesto al conocer a alguien. Otras veces, lo ando cargando en la cajuela del coche... por si se ofrece. Uno nunca sabe.

Ese mismo vestido que me he hartado hasta el cansancio de vestir. El mismo que, aunque lo odie, no lo puedo dejar. Pero, ¿que tiene que ver esto con este post?

Relativamente sencillo. Ese vestido de novia (psicológico, aun no estoy para hacerle al drag) ha surgido demasiado en estas semanas, con algunos acontecimientos que lo han hecho estar presente.

Primera, las vacaciones del trabajo y la escuela. Bien dicen que la ociosidad es la madre de todos los vicios, y en mi casa fue de hacerme sentir solo. Y muy probablemente se vuelva eso un vicio. Creo que se agravó aun mas por mi deseo de no salir de la casa a menos que fuera absolutamente necesario.

Los primeros días, todo iba bien. No me vestí, no me bañe, no me levantaba de la cama a menos que fuera para comer o cagar... y en la cama lo único que hacia era ver Netflix y dormir. Así transcurrió el primer día, sin percance aparente. El segundo día, fue algo similar. En apariencia todo bien. Pero quizá el hecho de no hablar con ningún ser humano por dos días empezó a hacer estragos en mi mente.

Publicaron un video de  un experimento donde reencontraban a personas con el amor de su vida. Todos hablaban como había sido su relación y que tanto deseo tenían de reencontrarse con el objeto amado. Y todo iba bien, lo quería ver por morbo. Hasta que pensé que haría yo si estuviera en esa situación. Claro, hasta que me vi reflejado en el video. Recordé la ultima vez que te vi, como fue. como fue ese abrazo... como me sentí... y lo que yo quería y que lo quería contigo. No todo es cuento de hadas y tu ya tenías tus planes, en los cuales no estaba incluido. En el video, uno de ellos rechaza a a su ex pareja... y ella lloró y yo no soporté y desconecté de golpe la lap. Hice lo imposible por no seguir pensando, bajé y me puse a hacer aseo de la casa, entre furioso y desesperado.

Cambié Netflix por Deezer y escuchando música, mi mente estaba preparada para darme el primer ataque. Había escuchado miles de veces Porcelain de Moby y jamás le había puesto mas atención de lo que merecía una canción de fondo. Pero, en este estado, mi mente escuchó lo que yo solo había oido:

"I never meant to hurt you
I never meant to lie
So this is good bye
this is good bye"

Sentí una opresión en el pecho.

Recuerdos se estrellaron en mi mente.

Los ojos se me humedecieron.

Y pensé tanto.... en tantas cosas que hice y que no hice. En lo mucho que quise y en lo mucho que me duele... ¿qué? Tantas cosas. Todo a veces. A veces nada.

Pero, la música siguió...

"Tell the truth you've never wanted me
tell me"

En ese momento mis lagrimas cayeron... y lloré... y pensé como pudiste haberme dejado tan fácil. Y no solo una vez, sino dos veces. Mientras que yo, aquí sigo, pensando en ti, pensando en todo lo que fue y lo que es... y que estaba parado en medio de mi casa, solo.

Después de eso, las cosas no cambiaron mucho. Seguí en mi rutina de comer y dormir, sin salir ni vestirme. Pero la semilla ya estaba sembrada en mi cerebro. Empecé desesperadamente a buscar con quien salir en todas las apps instaladas en mi celular.
¿El resultado? desastroso. Nunca pude concertar algo, en parte por mi miedo a hacer contacto con alguien y en parte porque nunca pasamos de dos o tres mensajes.

Quería relacionarme con alguien. Como fuera. No me importaba solo tener sexo, con en fin de ser tocado, de sentirme vivo, de sentirme deseado... tontamente, de sentirme importante para alguien, aunque solo fuera por 10 minutos. Aunque todo eso fuera falso.

No se porque, y es cosa que me sigo preguntando, las personas que llego a contactar en su gran mayoría me dejan de contestar de la noche a la mañana sin aparente motivo. Eso me descontrola y me desquicia demasiado. Una, dos veces lo entendería. Pero esto parece una ley. Y no entiendo.

Otra cosa que atacó mi mente, ya tambaleante fue la cancelación del seguro de vida. Cuando fui atendido, la ejecutiva hizo su trabajo, tratando de que no cancelara el seguro. Y utilizo una frase que mas o menos entendí como "Piense que puede dejar desprotegidos a sus seres queridos" y en ese momento me pregunté a quien dejaría desprotegido. Siendo objetivos y sin ánimo de ser grosero, a mis padres no los podría dejar desprotegidos, porque no dependen de mi. ¿Y quien seguía? Nadie. No tenía a quien "dejar desprotegido". Y eso me hizo desear aún más no estar solo.

También vi a un chico con el que salí y dejamos de vernos por sus creencias. En un momento me afectó mucho, pero le decía que ya lo entendí, si así quiere vivir su vida, así será. Todo iba bien, la plática. Hasta que dijo que si no hubiese escogido ese camino, le encantaría vivir conmigo. Y yo, con mi mente loca, me pegó en el corazón. Y después me abrazó... y me besó. Y yo solo deseaba que se quedara conmigo, porque siempre me ha gustado. Pero después de una sesión de besos, me soltó y se comportó mas frío. Volvió a repetir, que si no hubiera escogido su camino, seríamos muy felices juntos.

En ese momento, el vestido de novia me acechaba. Y solo quería una oportunidad más para volver a salir. Y la tuvo de nuevo. Días después salí con mi mejor amigo al bar de siempre, donde me puedo sentir no tan incómodo. Todo iba bien, hasta que llegó un tipo a saludar a mi amigo y en menos de lo que me di cuenta, se perdieron. Eso nos dejó a mi y al amigo del amigo solos. Y de primera instancia, como siempre hago, me propuse no interactuar, pero si el lo hacía, yo contestaría muy amablemente.

El hizo el primer movimiento. Y empezamos a platicar... y yo contestaba y trataba de mantener la conversación. Seguimos platicando, seguimos tomando... poco a poco, me iba tocando, me iba abrazando... debo confesar que un abrazo casi lloro, solo por el hecho de sentirme abrazado. O quizá fue cuando el vestido de novia se apoderó de mi.

Seguimos platicando... cada vez mas cerca, cada vez mas roce. Y me resistía a hacer algún movimiento que el no hiciera. Hasta que me besó. Y no fue uno, fueron muchos... y mucho mas platica... y me sentí bien... y sentí que tenía que hacer algo mas para alargar eso. Al final, nos fuimos y le propuse irlo a dejar a casa. En el camino, le tomé la mano y lo llevé hasta su casa. Cuando se bajó dijo "estamos en contacto" y yo le pedí el teléfono. Al día siguiente le envié mensaje, con el ánimo de verlo lo mas pronto posible... y sus contestaciones tardaban mucho en llegar y mi nerviosismo y desesperación aumentaban. Le dejé la invitación abierta y dejó de contestar. Y ya no se si quiero volver a mensajear o prefiero irme por lo seguro.

Todo esto se resume en que estoy HARTO de ser el "buen partido", de ser con el que podrían vivir felices, con el que se ven juntos... pero no hacen nada. Y yo estoy HARTO de este vestido de novia, que me hace ver cosas que no son, cosas que no existen pero que deseo tanto. Y estoy HARTO de querer contactar gente y no tener resultados.

Pero como los vicios, no lo puedo dejar.

Así que, mientras pueda, seguiré encerrado en casa, sin ninguna otra comunicación al mundo que Netflix y la ventana de mi cuarto.








Monday, April 06, 2015

Es curioso

Es curioso como trabaja la mente. Empecé buscando unas fotos de una salida a los rápidos de Veracruz. Y ciertamente las encontré. Aunque fue lo último que encontré. Y en el inter, mi mente trabajó hacia otros lados, hacia otros lugares, hacia otros sentimientos y sensaciones.

En el paso a encontrar estas fotos, me encontré con tantas fotos del pasado. Bien dicen que recordar es volver a vivir. Y lo viví de nuevo al ver tus fotos. No lo puedo negar, sentí dolor, sentí desconsuelo. Sentí tu cuerpo tambien. Sentí tu calor. Sentí tanto no haber hecho tantas cosas... Pero también sentí que hice mucho que no quisiste ver.

¿Sabes algo? No puedes negar que te quise. Y que te quise mucho. Y no te voy a negar que al ver estas fotos derramé lágrimas. De nostalgia, de dolor, de recuerdos, de amor... yo que se. Pero cayeron...

Y mirame ahora. Cuantos años despues sigo recordandote. Alguna ocasión leí que despues de los treinta, uno supera las rupturas, pero nunca olvida. Y como a ti, a nadie voy a volver a querer.

"...Y no nos dimos cuenta, que mi vida no es mia, que yo ya te la di... si no me la devuelves... no me puedo morir.."

Monday, February 02, 2015

Quizá

Te quise. A mi manera, siempre a mi manera, la cual no resultó ser la tuya, lo que tu esperabas.

Me quisiste. A tu manera, siempre a tu manera, la cual a veces no era lo que yo quería.

Pero, ¿sabes algo? Contigo siempre me sentí tranquilo. No necesitaba nada más que tu presencia.

Quizá por eso te extraño tanto.